Trata y tráfico de personas

Son grandes peligros a los que se expone una persona que busca establecerse en otro país, sobretodo en situación de emergencia.  Esto se debe a la situación emocional de las personas y la falta de conocimiento del país al que viaja; lo cual incrementa su vulnerabilidad.  A continuación encontrarás información para reconocer posibles señales de riesgo y evitar convertirte en víctima.

.

¿Qué es la trata de personas?

Las Naciones Unidas lo define como “la captación, el transporte, el traslado o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos  o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o a la extracción de órganos” (Protocolo de Naciones Unidas para Prevenir, Reprimir y Sancionar la trata de personas, especialmente Mujeres y Niños,  2000).

Las condiciones difíciles en las que se encuentran las personas que viajan para establecerse en otro país en situación de emergencia las hace más propicias a ser víctimas de trata a través de falsas oportunidades laborales o promesas de una mejor calidad de vida (pueden incluir un viaje seguro, un lugar donde vivir, estabilidad laboral, etc).  Al aceptar estas propuestas, la persona se convierte en víctima y se expone a peligros que pueden incluir explotación sexual, trabajos forzados, extracción de órganos y maltrato físico y psicológico. Es muy difícil liberarse de estas redes de trata ya que los delincuentes se benefician económicamente de sus víctimas y, comúnmente, las mantienen sin documentos de identidad.

La mayoría de los casos se asocian a propuestas laborales que son falsas, por esta razón se debe poner especial cuidado a:

  • Agencias de empleo físicas o virtuales que ofrezcan ofertas de trabajo como anfitrionas, meseras, ventas, entre otros.

  • Agencias matrimoniales que ofrecen el matrimonio con extranjeros como opción para regularizar situaciones migratorias.

  • Agencias de modelos que ofrecen un plan de carrera.

  • Internet, chats en línea y redes sociales en donde las víctimas son engañadas por delincuentes que se dedican a contactar y establecer relaciones con personas vulnerables.

 

¿Qué es el tráfico de personas?

Las Naciones Unidas, en la convención de 2004, indicó que el tráfico ilícito de personas es “la facilitación de la entrada ilegal de una persona en un Estado Parte del cual dicha persona no sea nacional o residente permanente con el fin de obtener, directa o indirectamente, un beneficio financiero u otro beneficio de orden material”; dejando claro que entrada ilegal es “el paso de fronteras sin haber cumplido los requisitos necesarios para entrar legalmente en el Estado receptor.

La relación puede o no terminar al cruzarse la frontera.  Si el precio de este servicio es muy alto y la persona no puede cancelarlo por completo, termina en una relación comercial con el traficante.  El traficante puede retener sus documentos de identidad hasta que considere que la deuda ha sido cancelada y someter a la persona a explotación sexual, esclavitud, trabajos forzados, entre otros, derivando así en casos de trata de personas.

Para más información:

    • Visita la página www.ramoncastilla.pe y denuncia los casos que conozcas de trata de personas.
    • Lee el Manual de Trata de Personas en Perú (acceder al documento)
    • Convención de las Naciones Unidas contra la delincuencia organizada trasnacional y sus protocolos (acceder al documento)
    • Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional (acceder al documento).

Evita ser víctima:

    • No entregues tus documentos de identidad a nadie ni compartas tu información privada con desconocidos.
    • No uses a terceros para realizar tus procedimientos.
    • Conoce los procedimientos legales (migración, refugio, trabajo, etc) del país al que llegas.
    • Verifica la información que se te brinda.  Investiga.
    • Trabaja para empresas que cumplan las normas del país.
    • Usa buscadores de empleo conocidos.
    • Pide ayuda y consejos a tus conocidos.
    • Revisa los niveles de seguridad de tus redes sociales.
    • No chatees con extraños.