La depresión y ansiedad en los migrantes y refugiados

La depresión y ansiedad en los migrantes y refugiados

Autora: Karina Dianderas, psicóloga. CAPS

Toda migración implica una experiencia de pérdida de familiares, amigos, modo de hablar, costumbres, comida, tierra, sentido de pertenencia y referentes, entre otros. Cuando este proceso es motivado por el deseo de una mejor forma de vida, estudios, placer o esparcimiento, se planifica y preparan las condiciones para hacerlo de la mejor manera posible. Sin embargo, cuando migrar se convierte en una necesidad para preservar la vida o la integridad, la salida es menos organizada o nula; se deja todo atrás, llevando únicamente lo esencial. En esta circunstancia el impacto es mayor: todo cambia de manera intempestiva.

Los migrantes y refugiados hacen intentos por aceptar las pérdidas y recuperar una rutina; sin embargo, existen condiciones que dificultan estos procesos, como las vivencias en la ruta de desplazamiento y el rechazo que encuentran en el lugar de acogida o arribo. Entre las situaciones más frecuentes que enfrentan tenemos la discriminación, son vistos como ajenos y una amenaza al orden tradicional de la vida de los lugareños; enfrentan desempleo y, en muchos casos, explotación laboral, vivienda precaria y, con la pandemia por la COVID 19, mayor vulnerabilidad en todos los aspectos.

En estas condiciones, el sufrimiento se hace más intenso e impacta en el estado de ánimo de los migrantes y refugiados, como se pudo constatar en el estudio diagnóstico Riesgos psicosociales de violencia de género, trata de personas y explotación sexual que el CAPS realizó en el 2019; en el cual se encontró que las mujeres de la muestra presentaban un riesgo alto de contraer un cuadro ansioso depresivo. Por esta razón, es de gran relevancia poder reconocer cómo se manifiestan la ansiedad y la depresión, de modo que podamos pedir ayuda especializada oportunamente para contar con las herramientas necesarias para superar cualquier crisis.

Cómo identificar la depresión y ansiedad

Depresión

Las personas que sufren depresión presentan estos síntomas:

  • Tristeza, autorreproches, pérdida de la capacidad de experimentar placer e interés, sensación de vacío, apatía, ansiedad, tensión, irritabilidad, pérdida de energía e interés de satisfacción, inestabilidad, sentimientos de culpa, dificultades de concentración, pérdida del apetito, pensamientos de muerte y/o suicidio.
  • Se pueden experimentar dolores corporales como lumbalgias, cefaleas (dolores de cabeza), síntomas gastrointestinales y cardiovasculares.
  • Se sienten aislados, inhibidos y abrumados, avergonzados por la indiferencia hacia el prójimo.
  • Pueden caer en el consumo de drogas, adicción al trabajo, sensación de no ser estimado o rechazado.
  • Cambios en el sueño, apetito y sexualidad que afectan el funcionamiento social, laboral e interpersonal.

Ansiedad

Por otro lado, las personas que padecen de ansiedad:

  • Sienten un alto nivel de tensión, preocupación y expectativa que agota sus recursos.
  • Reacciones psicosomáticas, tales como: palpitaciones, problemas digestivos y respiratorios, dolores de cabeza y/o en otras partes del cuerpo que no tienen explicación física, sino que se originan por el estado emocional de la persona.

Recuerda, si tienes alguno de estos signos debes buscar ayuda especializada. Puedes acudir a nosotros escribiéndonos a contacto o llamando directamente al CAPS al 961366610, en donde un equipo especializado podrá brindarte el apoyo que necesites. Síguenos en nuestras redes sociales en Facebook e Instagram para que, todos los sábados, recibas más contenidos como este en nuestra sección #SaludableMente.

¿Cuán útil te pareció este contenido?

5 / 5. Total de votos 6

¡Sé el primero en valorar este contenido!

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *